Actualmente Cataluña forma parte de España como una comunidad dicha autónoma pero con las competencias cada vez más recortadas por el gobierno central. Existen importantes movimientos sociales que reivindican su salida de España.


Las provincias son la división administrativa vigente en la actual Constitución del estado y que fue definida en 1833. Las provincias de Cataluña son 4: Barcelona, ​​Tarragona, Lleida y Girona. La Generalitat de Cataluña -institución de gobierno que data de 1359- estableció por decreto en 1936 la subdivisión del país en 31 comarcas y 9 veguerías (agrupación de comarcas). Las comarcas fueron restablecidas en 1987 una vez superada la dictadura, y ahora son 42. Con la modificación de la ley del año 2010, el 8 de febrero de 2017, Cataluña se divide en 8 veguerías: Barcelona, Girona, Tarragona, Terres de l'Ebre, Catalunya Central, Lleida, Alt Pirineu i Aran y el Penedès. Las divergencias de los partidos políticos no han logrado consensuar nunca el desarrollo de las veguerías.

En esta web hemos conseguido reunir las imágenes de 558 de las 607 cronovías del país. La diferencia viene determinada por las que no tienen placa o desconocemos si la tiene (35) y las que están pendientes de fotografiar (14). Hasta hace un par de años podíamos presumir de tener todas las cronovías de Cataluña incorporadas. Nos habíamos basado en los datos del INE y del ICGC pero con el continuo goteo de nuevas cronovías del 1-O y que estos organismos no tienen una información actualizada, no podemos asegurar de tenerlas todas controladas. Al contrario.

La fecha más conmemorada es la del 11 de septiembre que evoca la rendición de Barcelona, ​​acaecida este día de 1714, después del asedio de catorce meses de duración a la que fue sometida por el ejército de Felipe V de Castilla, a finales de la guerra de Sucesión. Recuerda por tanto una derrota y la pérdida de las libertades nacionales, de las instituciones del país y de la represión de la lengua. En momentos de más libertad se ha recuperado parte de estas atribuciones pero siempre sometidos a las decisiones del gobierno central, a menudo negativas.